¡entendiendo nuestra naturaleza holística!

Kinesiología Integral

Nos indica en qué estado se encuentra el individuo, y qué es lo que fortalece su sistema y qué es lo que  le debilita, en relación a sus campos bioquímico, energético, estructural y emocio­nal.

Está basada en una serie de testajes de determinados músculos y sus cadenas asociadas, pulso­logía, puntos reflejos, movimiento tisular, etc.

Flores de Bach

Son una serie de esencias naturales utilizadas para tratar diversas situaciones emocionales, como miedos, soledad, desesperación, estrés, depresión y obsesiones. Fueron descubiertas por Edward Bach entre los años 1926 y 1934.

El Dr. Bach era un gran investigador, además de médico y homeópata. Experimentó con diversas flores silvestres nativas de la región de Gales,  hasta encontrar 38 remedios naturales, cada uno con propiedades curativas para distintos problemas emocionales. 

Su teoría era que las enfermedades físicas tienen un origen emocional, y que si los conflictos emocionales subsisten por mucho tiempo, la enfermedad del cuerpo empieza a aparecer, sin embargo, al restaurar el equilibrio emocional se resuelve la enfermedad física.

FOCUSING

 El cambio ocurre cuando podemos sentir más en nuestros cuerpos de lo que podemos solamente entender por medio del conocimiento racional.

Imagina que el cuerpo no es solamente una colección de órganos sino también
un acerbo de experiencias, una forma de conocer experiencialmente el mundo que es diferente y separada de la manera en que conocemos a través de nuestra razón. El Focusing es una técnica para aumentar nuestro acceso a la experiencia significativa que vivimos con nuestro cuerpo. El proceso de Focusing se trata de, primeramente, prestarle atención a “una sensación holística, implícita en el cuerpo” (Gendlin, 1981) la cual da información de la manera en que el cuerpo siente una especial inquietud por un problema determinado.

PNL

La Programación-Neurolingüística nos enseña cómo funciona el cerebro, y nos brinda técnicas para controlar las emociones y conductas, y por ende, los resultados que obtenemos en cualquier actividad.

Entre sus beneficios podemos destacar:  apoyo en el cambio de hábitos negativos por positivos, control de acciones y emociones en cualquier situación, brinda técnicas para mejorar la motivación y comportamientos, ya sea en la vida personal o profesional, se pueden eliminar miedos y fobias de toda una vida en cuestión de minutos, etc.

Reiki

Es un sistema de armonización natural que utiliza la Energía Vital Universal, para  tratar enfermedades y desequilibrios físicos y mentales. Mikao Usui, (monje budista japonés) fue quien desarrolló el Reiki durante un retiro espiritual a mediados del siglo XIX, aunque siempre afirmó que únicamente “redescubrió” una técnica de sanación milenaria.

A través de sus manos, el terapeuta transmite Reiki, energía universal, a la persona que está recibiendo la sesión, el receptor, con el fin de paliar o eliminar molestias y enfermedades, siendo un buen complemento a cualquier terapia médica, ya que fortalece nuestra capacidad autocurativa e inmunológica.

Auriculoterapia

Con orígenes orientales en la Medicina tradicional china y desarrollada en profundidad por el Dr. Paul Nogier, quien fue el primero en crear una cartografía detallada del pabellón auricular, la auriculoterapia consiste en el estímulo de puntos reflejo en la oreja con el fin de restablecer ciertas funciones orgánicas y promover el equilibrio energético.

A través de este método se detectan los puntos que deben ser estimulados aplicando un tratamiento “in situ” de electroestimulación, que se prolongará en el tiempo mediante la aplicación de semillas en los puntos estimulados.

Cuencos Tibetanos

El sonido y la vibración de los Cuencos Tibetanos transforman y transmutan nuestro estado anímico y mental en poco espacio de tiempo, conduciéndonos a un inmenso estado de paz. Los sonidos que emanan de los maravillosos Cuencos Tibetanos, son un gran apoyo para la relajación en la sesión, al estimular la actividad de ondas alfa y beta.

NUTRICIÓN

Porque, en gran medida, somos lo que comemos, nuestra manera de alimentarnos influye directamente en todos los aspectos de nuestra vida, afectando a nuestro estado físico, mental, emocional y energético.